Meditación

Diferencia a tu espíritu de tu ego

Este es un tema que me ha tomado algún tiempo lograr entenderlo, ¿Qué es el ego? ¿Qué es el espíritu? ¿Existe diferencia?

Es común que las personas espirituales consideren al Ego como negativo; pero en verdad, no lo es del todo. Son los pensamientos basados en el miedo los que son negativos. Al saber manejarlo, nos entrega equilibrio.

El ego es ego; no es positivo o negativo. Lo que «piensas» determina si estás alineando con lo negativo o lo positivo.

Después de analizarlo, tener la guía de maestros y hacer investigación, comparto un poco de mi entendimiento:

Tu ego es:

  • La imagen que tienes de ti mismo, lo que tú crees que debes ser, tener o hacer.
  • Tu máscara social, la cara que te pones para salir al mundo.
  • Tus “títulos y roles” (novio, hija, hermano, mamá, amigo, colega o compañero de trabajo).

Tu puedes aprender a detectar tu ego. Cuando tu ego está a cargo:

  • Estás a menudo atrapado en círculos de pensamientos (piensas en las mismas cosas una y otra vez).
  • A menudo te consumen tus emociones (especialmente dolor, decepción y enojo).
  • Tu diálogo interior está fuertemente centrado en la ansiedad, temores, dudas y la autocrítica: no soy lo suficientemente bueno, no soy hermoso, no puedo hacer esto, estoy totalmente saturado, soy malo en esto, mi vida no tiene sentido.
  • Tu valor depende de cosas externas, así sea que tengas una pareja, una casa gigante, un gran trabajo, un hermoso armario, un gran círculo de amigos.
  • Necesitas desesperadamente la validación de otras personas para sentirte bien contigo mismo.
  • Te molestas o resientes fácilmente cuando las cosas no van a tu manera, la gente no actúa de la manera que esperas de ellos, la gente te defrauda, o la gente te dice o hace cosas para ofenderte.

Tu ego es algo con lo que tienes que vivir, pero no tienes que escucharlo ni creer todo lo que tiene que decir.

Trata de no tomarlo demasiado en serio. No es el verdadero tú.

 

Tu espíritu es:

  • Tu esencia y verdadero yo.
  • Quien realmente está en el fondo de todas las etiquetas, roles, expectativas y máscaras sociales.
  • Algo que no cambia: naciste y serás para siempre.
  • Inherentemente valiosa – eres la energía divina del Universo. Tu propia existencia en este mundo es lo que te hace hermoso, valioso, único y sorprendente.

Tu puedes aprender a detectar tu espíritu. Cuando tu espíritu está a cargo:

  • Tienes una sensación acerca de las cosas, una intuición, una voz interior que te guía.
  • Te das cuenta de que te amas y te aceptas profundamente y completamente.
  • Tus tienes metas definidas y deseos ardientes, pero tu sentido de autoestima y felicidad no dependen de ellos.
  • Perdonas a los demás y es más fácil aceptar a las personas tal y como son, con fallas y todo.
  • Tus preferencias, deseos e ideas surgen desde dentro de ti, no de influencias externas como la sociedad y las expectativas de los demás.
  • Tienes la sensación de estar fluyendo en el todo, de perderte en algo que te encanta, como hacer yoga, correr, caminar, pintar, escribir, cocinar y más.
  • A menudo sientes una conexión indescriptible con todo el Universo, especialmente cuando experimentas un amanecer, un cielo nocturno estrellado, un árbol viejo o una frase que resuena contigo.
  • Todo se siente sin esfuerzo – es como que el Universo está empujando suavemente hacia adelante.
  • Todas las personas, lugares y circunstancias correctos aparecen en un momento perfecto junto a ti.
  • Te sientes libre, sin miedo y con poderes para ir tras tus sueños y construir una vida hermosa.
  • Entiendes que tu propósito en la vida es seguir tu dharma, el canto de tu corazón, tu propio camino, y dar tus dones únicos al mundo.

Tu espíritu es eterno y siempre está presente, aunque no lo sientas o le prestes atención.

Puedes construir una mejor relación con él a través de la meditación, pasar tiempo en la naturaleza, escribir un diario, ser de corazón abierto y auténtico, y hacer más cosas que tu ames.

Aprende a escuchar tu espíritu cuando te habla, confía en él y actúa según el consejo que te da.

Tu espíritu es una fuente de amor incondicional, valor, fuerza, sabiduría, felicidad y alegría.

No puede ser perjudicado por las opiniones de otras personas o circunstancias externas. No puede ser perjudicado por nada.

Para ser justos, es difícil rehusarse al encanto del ego y ser conducido por tu espíritu, pero incluso si logras aprovechar esta parte más profunda de ti unos minutos al día, tu vida mejorará de muchas formas notables y hermosas.

Esto es porque incluso una pizca de amor, sabiduría o coraje que viene de tu espíritu es mil veces más poderosa que un mensaje negativo que viene del ego.

Deshazte de la negatividad, no del ego. Tu puedes ser, hacer o tener todo lo que desees, simplemente busca un fin loable para todo aquello y vendrá fácilmente a través de tu amor y paz.

Trata de recordar esto.