Reiki

¿Qué puedo esperar en una sesión de Reiki?

En principio, el Reiki debe ser realizado por una persona capacitada, la cual antes de la sesión te explicará acerca de la técnica y resolverá cualquier duda que puedas tener. Para la sesión, no existe un formato obligatorio: es preferible un lugar tranquilo, pero el Reiki se puede hacer en donde sea, aun cuando existan “distracciones” alrededor.

Dicho esto, en este artículo explicaré qué esperar en una sesión recibida de Reiki.

¿A quién debería buscar?

Para asegurarte de tener la mejor experiencia posible, tómate el tiempo para buscar y elegir un terapeuta certificado con quien te sientas cómodo y que cumpla con tus estándares.

Querrás a alguien que describa claramente el proceso y cómo él o ella estructura la sesión para que tengas una idea de qué esperar. La experiencia real de la terapia es muy subjetiva, pero saber lo que el profesional hará a continuación, ayudará a relajarse bajo su cuidado.

¿Cuál es el escenario?

Un entorno tranquilo donde no existan molestias es siempre recomendable. Los terapeutas de Reiki cuentan con un espacio dedicado o tienen experiencia en la creación de uno al realizar terapias a domicilio. Generalmente se pone música suave durante la sesión, pero comenta a tu terapeuta si prefieres el silencio. También se podrán tener velas e incienso en el lugar.

Aquellos que reciben Reiki en un hospital, un asilo u otros centros de atención médica pueden tener una sesión más corta (15 o 20 minutos), mientras que algunos profesionales privados brindan sesiones de 90 minutos. La mayoría de las sesiones duran aproximadamente 60 minutos.

¿Existe un proceso de admisión?

Algunos profesionales poseen formularios de admisión y/o realizan una entrevista de salud. Sin embargo, dado que Reiki se trata de una terapia alternativa en lugar de una cita médica, muchos practicantes evitan el tipo de proceso de admisión que es común en el tratamiento de la salud tradicional. Otros te podrían pedir firmar un formulario de consentimiento.

El terapeuta explicará el proceso y preguntará si existe alguna necesidad específica. Asegúrate de informarle si tienes alguna condición que te impida estar en la camilla por algún tiempo o si tiene áreas sensibles al tacto.

¿En qué consiste la sesión?

Una sesión completa de Reiki se realiza con el paciente completamente vestido, quién estará acostado en una camilla o sentado cómodamente en una silla.

Se le pedirá que se retire todos los metales (Anillos, cadenas, aretes, relojes, correas, etc.) además de los zapatos.

El Reiki se realiza a través de un toque ligero y no invasivo con las manos del terapeuta colocadas y sostenidas en una serie de ubicaciones en el cuerpo. La colocación de las manos nunca debe ser intrusiva o inapropiada, ni debe haber ninguna presión.

El terapeuta podrá colocar sus manos fuera del cuerpo si fuese necesario (por ejemplo, en presencia de una herida abierta o quemadura).

¿Qué podría experimentar?

“Me siento muy tranquilo y parece que estoy pensando con más claridad”. “Me dormí en cuanto empezaste”. “¡No puedo creer lo calientes que se pusieron tus manos!”. “Me siento muy relajada, incluso mucho más que después de hacerme un masaje”. “Mi dolor de cabeza se fue”. “Sentí que volaba”. “Estoy mucho más tranquila, sin ansiedad”. “¡El dolor se está yendo!”. Estas son algunas de las cosas que la gente suele decir después de una sesión de Reiki.

La experiencia del Reiki es subjetiva, cambiante y, a veces; muy sutil. Las personas a menudo sienten calientes las manos del terapeuta. El paciente puede sentir calor o frío. Otras experiencias comunes son pulsaciones sutiles donde el terapeuta coloca las manos o también en todo el cuerpo.

La gente comúnmente comenta lo reconfortante que les resulta la experiencia Reiki. Un interesante estudio informó que los pacientes con frecuencia sienten que están flotando en un estado pasivo, al mismo tiempo que están perceptivos y conscientes de su entorno. Algunas personas caen en un profundo estado meditativo de sueño. A veces la experiencia es dramática, aunque de alguna manera se sienten mejor después.

Para la mayoría de personas, la primera sesión en particular transcurre sin incidentes, la experiencia más común es una liberación casi inmediata de estrés y una sensación de relajación profunda.

El Reiki es acumulativo e incluso los pacientes que no se dan cuenta la primera vez generalmente tienen experiencias progresivamente más profundas cuando continúan. Además de la sensación inmediata de bienestar, pueden notar otros cambios que siguen desarrollándose a medida que avanza el día: quizás una mejor digestión, una sensación de enfoque y equilibrio, estar menos reactivo, o dormir profundamente esa noche.

Aquí vale aclarar que también podrías no sentir nada de esto, sin que signifique que el Reiki no está actuando. El Reiki siempre actúa.

¿Qué debo hacer durante la sesión?

Una vez que hayas encontrado un terapeuta certificado con quien sientas una buena relación, ¿qué puedes hacer para estar más cómodo durante tu experiencia de Reiki? No mucho, pero aquí hay algunas sugerencias:

  1. Si tienes música que disfrutas particularmente y que es relajante, llévala a tu sesión y pídele al terapeuta que la ponga. También puedes solicitar silencio si lo prefieres.
  2. Usa el baño antes de empezar para que puedas permanecer cómodamente en la camilla.
  3. Especialmente si tienes cierta timidez al ser tocado, pídele al profesional que te muestre antes de comenzar las posiciones de las manos que utilizará, para que tengas muy claro qué hará.
  4. Deja que el terapeuta conozca tus necesidades antes de comenzar.

A medida que avanza la sesión, te sentirás más relajado. Si te sientes incómodo, puedes cambiar la posición en cualquier momento. Asegúrate de pedir todo lo que ayude a tu comodidad, como un soporte adicional debajo de las rodillas o una cobija. Este es tu momento especial y el terapeuta está allí para ayudarte.

Recibir Reiki es una experiencia maravillosa. No te obligues a relajarte, solo deja que el Reiki te relaje. Tu estado cambiará de forma natural a medida que avanza la sesión. Mientras tanto, siéntete libre de soñar despierto, disfrutar de la música o simplemente observar tu respiración o las sensaciones de la terapia.

¿Qué sucede después de la sesión?

Aunque las personas generalmente terminan una sesión de Reiki sintiéndose renovadas y reportan una sensación de calma, claridad mental y duermen bien después de la terapia, en ciertos casos notan que se sienten más cansadas por la noche que de costumbre o han tenido reacciones tales como vómito o diarrea. Esto no se ve como una reacción adversa, sino como la respuesta de sanación natural del cuerpo, algo que debe tenerse en cuenta y que es muy positivo.

¿Cuántas sesiones debería recibir?

Tu terapeuta puede sugerir una serie de sesiones. Cuatro es una recomendación tradicional y te da el tiempo necesario para evaluar qué beneficios estás recibiendo. Conversa con tu terapeuta la mejor forma de espaciar las sesiones para adaptarlas a tus necesidades y a tu horario.

Finalmente, si tienes cualquier duda adicional o quieres conocer más, ¡no dudes en escribirme!

Namasté