Conciencia, Energía, Meditación

7 señales para identificar la conexión energética entre almas

A menudo experimentamos conexiones muy intensas con alguien que acabamos de conocer y creemos que es trabajo del destino justificar tal atracción. A lo largo de nuestras vidas, nos encontramos con muchas de esas personas y entablamos relaciones con algunas de ellas. Estas relaciones se consideran conexiones entre almas.

Conexiones entre almas: definición

Estas conexiones se forman gracias a acuerdos que fueron hechos con otras almas antes del nacimiento. La duración de las relaciones, las personas con las que nos conectaremos y el papel que tendrán en nuestras vidas, se deciden en este acuerdo. Para que este vínculo funcione, las almas necesitan intercambiar energía y aprender unas de otras durante ese tiempo pactado.

La razón detrás de las conexiones entre almas

Aunque nuestras almas son conscientes de las personas con las que se supone que debemos conectarnos, nuestros cuerpos físicos tienden a olvidar esta información. Olvidamos nuestro propósito y la gente con la que deberíamos estar vinculados, creando un tipo de amnesia, donde el alma empieza a recordar. Por ello, cuando nos encontramos con las otras almas, las nuestras se sienten atraídas hacia ellas y forman un vínculo profundo.

Este fenómeno surge debido a varios factores. La conexión se crea debido al intercambio de energía. Por lo tanto, si la otra persona ha llenado tu vida con felicidad y positivismo cuando lo has necesitado, entonces esto explicaría por qué ocurrió la conexión.

Experiencias de vidas pasadas

La mayoría de nosotros hemos vivido algunas reencarnaciones a lo largo del tiempo, y siempre hemos estado destinados a encontrarnos con aquellas almas con las que hicimos un pacto para intercambiar energía. En cada vida nos cruzaremos con ellas y así es como las podremos reconocer: por el recuerdo del flujo energético que se compartió en otra vida.

Maneras de identificar las conexiones entre almas

A continuación, hay una recopilación de algunos signos que claramente indican una conexión entre almas.

  1. Encuentro de las miradas

A medida que olvidas a la personas con las que estás destinado a vincularte, puede suceder que no las reconozcas al principio. Sin embargo, una vez que hagas contacto visual con ellas, no podrás mirar hacia otro lado. No habrá ninguna tensión, sino una sensación de familiaridad y comodidad desde el principio.

  1. Atracción magnética intensa

Su energía te llevará hacia ellas como un imán. Te completarán y harán tu vida infinitamente mejor. Recuerda que algunas de ellas están aquí para quedarse por mucho tiempo.

  1. Sistema de valores similares

Ambas comparten las mismas creencias, valores y moral, además comparten la misma perspectiva con respecto a la vida. Buscan cosas similares y quieren alcanzar los mismos objetivos. Esto hace que se entiendan mucho mejor e incluso se guíen y apoyen mutuamente, tanto a nivel emocional como profesional.

  1. Sentimiento familiar

Estas relaciones brindan un espacio seguro para ti. Te sientes a gusto con estas personas. Comparten una brillante comprensión y profundidad, con la que es fácil compartir los problemas y decir lo que se piensa, sin temor a ser juzgado. Este tipo de paz e intensidad se encuentra principalmente en las relaciones que son muy antiguas, pero la conexión entre las almas lo hace sentir cómodo desde el primer día.

  1. Energizante

Estas personas te mantienen con optimismo y positivismo todo el tiempo debido al intercambio y flujo de energía.

  1. Absortos el uno en el otro

La conexión está tan arraigada, que no se pueden tener lo suficiente. Comparten toda su atención y las horas se sienten como segundos en su presencia.

  1. Almas satisfechas

Las almas se enriquecen con el amor y la calidez que la presencia de la otra le brinda.

Como ves, lo más seguro es que ambas personas hayan pasado por incidentes y experiencias similares en la vida, lo que ayuda a que puedan relacionarse fácilmente y entenderse mejor. Las dos han aprendido de las experiencias que han vivido y han logrado crecer, preparándose hasta llegar al momento deseado por eternidades: reencontrarse una vez más.

Namasté.