Terapia Reiki

La Terapia de Reiki es una terapia alternativa, energía universal que actúa sanando la salud en cuatro niveles: emocional, mental, físico y espiritual. A continuación, podrás encontrar más información acerca de una sesión Reiki.

Una sesión dura aproximadamente de cuarenta y cinco minutos a una hora, el paciente permanecerá acostado en una camilla, vestido, sin zapatos ni ningún objeto metálico o electrónico. Las manos del terapeuta se irán colocando sobre cada chakra o meridiano energético y posteriormente se reforzará sobre el área específica del dolor de ser el caso, realizando la canalización de la Energía Reiki. Cabe recalcar que las áreas genitales no reciben contacto físico.

Durante la sesión se utiliza música suave y aromas como incienso o esencias (aromaterapia).

 

¿Qué sentir?

Durante una sesión, sentirás paz, acompañada de relajación profunda. Algunas personas se quedan dormidas, lo cual no influye en nada en el resultado final, algunas sienten calor, otras frío o cosquilleos en distintas partes del cuerpo según la energía va fluyendo, otros pacientes han reportado ver colores y formas, algunos sienten que “flotan”, también pueden emerger emociones escondidas, del otro lado; puedes no sentir nada y no por ello el Reiki no está funcionando. Siempre lo hace.

Se pueden realizar sesiones individuales a fin de lograr una profunda relajación y sensación de bienestar momentáneo o bien se puede realizar un tratamiento de tres a cuatro sesiones en donde se trabajará más a fondo para lograr equilibrar al paciente del estado en que se encuentre.

Al finalizar éste tratamiento se podrán realizar sesiones individuales con la frecuencia que el paciente requiera.
Tu energía y ánimos aumentarán, ofreciendo un punto de vista más positivo sobre la vida. Situaciones pasadas de estrés parecerán no preocuparte como antes.

 
 

También es importante decir que, algunos pacientes después de recibir sus primeras sesiones pueden experimentar ciertos efectos en su organismo que pueden resultar incómodos. Es normal que en los días siguientes a la sesión la persona pueda tener una sensación de náuseas, irritabilidad, sensibilidad excesiva o alguna otra sensación, a lo que también es necesario aclarar que no podría tener ninguna reacción.

Esto es a lo que llamamos una crisis de sanación, que no es más que un proceso natural que se activa en nuestro ser, mediante el cual nuestro cuerpo físico libera toxinas acumuladas en nuestros órganos y nuestro cuerpo mental- emocional libera emociones o pone de manifiesto patrones de pensamiento que nos son nocivos, limpiandonos y equilibrándonos.
 
 
Cuanto más se realice Reiki más completos y duraderos serán sus efectos. Una sesión por decirlo, actúa sobre las consecuencias y resuelve problemas puntuales a corto plazo. Por el contrario, el Reiki realizado con una planificación, se orienta hacia la causa del problema y armoniza al individuo y su globalidad

Para realizar una sesión de Reiki no hace falta estar mal, cualquier persona que desee mantenerse bien y equilibrada, subir sus defensas o siente que necesita encontrar sentido a las cosas en su vida cotidiana, puede encontrar su razón de ser y estar en esta vida a través del Reiki. El Reiki no tiene contraindicaciones además de ser un excelente complemento a cualquier terapia médica o psicológica, tradicional o alternativa.